26.9.13

No tengo hambre de nadie más que de ti. De la constitución de tu forma en el mundo, entera, observándome, pero cómo saciarme si ya no volteas. El interés no te transporta. Me obligas a dejar de sentirte día con día. ¿Cuánto amor cabe en un espacio de recolectada decepción? Respiro con dificultad, y no imploras por mí. Valgo más que tu abulia. El amor no se hizo para los tibios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias