10.2.13

Cuando la sencillez de la vida hace que te alejes de lo que antes te constituía.
Sencillez. Las noches eternas. Una adolescencia tardía, mal ubicada, aún así necesaria.
El tiempo se cobra muy caro si se juega con él. Unos cuántos miles, kilos, enfermedades y oportunidades desperdiciadas son ahora mi factura. Nadie me reprochó nada, y fue cuando perdí. Repartí mi corazón y lo inundé de alcohol. El cinismo de su aliento a ron barato y la dificultad de mantener el control. Si iba a rechazar la vida que me había sido dada, si iba a tirar de la soga, no era necesario llevarlo conmigo a la nada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias