6.3.11

Yo una vez tuve un concepto de amor perfecto, hasta que entendí que el amor no es perfecto y fue entonces que comencé a amar.

Y comprendo que no valen la pena las pequeñas riñas que provocamos, porque en el simple hecho de tocar tu mano y sentir sus pliegues he encontrado la felicidad. Eso es todo lo que siempre necesité, amor y felicidad, qué maravilloso es haberlo descubierto en ti y entenderlo ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias