13.11.10

Nunca fueron las palabras, sino el remitente

Si fuera por mí, me dedicaría a mil noches más como la de ayer.
Tu sonrisa y mi voz.
Sólo que no es posible engañarme por más de un día o dos.
No me sería suficiente, jamás lo fue.

Sé que no doy las respuestas esperadas, pero no deseo mentirte, hace tiempo dejó de importarme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias